Viandas en el trabajo, cuidado y consejos útiles

Recomendaciones para que las Viandas en el trabajo sean saludables y prácticas.

Preparar la comida que llevamos al trabajo no es tarea sencilla debemos encontrar el equilibrio entre lo rico y lo nutritivo.

Las Viandas deben ser completas

Hay que incluir proteínas y carbohidratos para una correcta nutrición. También debemos acompañar con bebidas saludables y frutas.
Con respecto a las bebidas es recomendable no incluir gaseosas. Elegí jugos de frutas o agua mineral, o quizás infusiones livianas.

Preparar para la Vianda

Podés “reciclar” algo que haya quedado de la cena, dándole algunos retoques. Si te quedó pollo, preparalo junto con una ensalada para disfrutarlo bien fresquito o combinado lechuga, tomate y mayonesa puede ser un buen relleno de wraps o sándwiches. Si sobró tarta, lleva una deliciosa porción a la oficina, para disfrutarla tibia o caliente. Y claro, siempre con una ensalada para acompañar.

No condimentar las ensaladas antes de que llegue el momento de consumirlas, pierden su textura y quedan menos apetecibles. Llevá el aderezo aparte en un pequeño frasco de vidrio con tapa rosca.

Para completar la vianda podés añadir algún postrecito comprado bajo en calorías, para que no te aporten pesadez ni sueño. También se puede llevar una porción de gelatina (si tenés un sitio refrigerado donde mantenerla), o mejor aún una fruta fresca.

Cuidados y consejos útiles

  • Hacé un desayuno fuerte y llevá alimentos para media mañana y media tarde.
  • Tené en cuenta las condiciones de conservación y calentamiento. Incluí una pequeña tableta de hielo para que los alimentos aguanten bien durante la mañana. Además, seleccioná productos que se conserven bien sin frío.
  • Evitá los alimentos crudos o poco cocinados, así como los huevos, lácteos o pescados, que tienen más riesgos por una inadecuada conservación. En su lugar, optá por carnes bien cocinadas, pastas o verduras.
  • Tratá de incluir legumbres. Si no tenés opción de calentarlas, podés prepararlas en forma de ensaladas.
  • Agregá siempre a cualquier alimento unas gotitas de limón o vinagre. Permiten acidificar el medio y reducir el riesgo de contaminaciones.
  • Recalentá la comida en el microondas una sola vez. Si se recalienta, existe el riesgo de que se reactive cualquier pequeña contaminación que pueda existir.
top